No obstante, los problemas estructurales del edificio quedaron pendientes,

además de que el nivel de la plaza y el terreno circundante se situaron sobre el nivel del piso original,

 


  

 

lo que dio paso a la humedad y agudizó el ya grave proceso de salinidad de los muros.