En ello fue de esencial importancia el dictamen y la autorización de expertos y autoridades competentes,

 


 

además del trabajo calificado del equipo de restauración, ya que el proyecto incluyó la modificación de todo el conjunto circundante y el replanteamiento del diseño museográfico, por vez primera con un respaldo científico.