EL AUGE DE LOS ALGODONES


     En 1861 estalló la guerra civil en los Estados Unidos, debido al enfrentamiento de la posición abolicionista de los estados del norte, partidarios de la Unión, contra la posición esclavista de los estados del sur agrupados en una Confederación.

       Durante la contienda los unionistas bloquearon los puertos confederados para impedir la exportación de algodón, su principal activo económico. Esta situación motivó que el algodón se enviara a la frontera mexicana y de ahí a la desembocadura del río Bravo, donde se embarcaba en mercantes de bandera neutral.

       Matamoros vivió una época de gran bonanza económica. Un caserío de madera llamado Bagdad empezó a funcionar como puerto de altura, justo en el extremo noreste de México y en la boca del Bravo.

       A tal punto llegó el movimiento de barcos y personas en Bagdad, que hacia 1863 se llegó a considerar, por su importancia económica, uno de los principales puertos en el mundo. Sin embargo, el escenario cambió cuando los unionistas derrotaron a los confederados en 1865. El efecto inmediato fue el colapso de Bagdad, arrasado a inicios de 1866 por un saqueo de guerra, y un año más tarde, por la furia de un huracán que prácticamente lo borró del mapa.