FIN DE LA ERA DE BONANZA
 

        Matamoros tuvo que enfrentar un declive económico que inició con la expansión de la red ferroviaria, la cual empezaba a enlazar sitios estratégicos del país con la red de trenes en los Estados Unidos. Y mientras Matamoros y Brownsville mantenían una pugna comercial, los dos Laredos se dispusieron a construir el Ferrocarril Nacional Mexicano, que se enlazó con la compañía ferroviaria International and Great Northern.

       A partir de entonces, Nuevo Laredo desplazó a Matamoros como enclave más importante en el comercio fronterizo.

       La crisis económica llegó a Matamoros: disminuyeron la población y los ingresos aduanales, se redujo la recaudación municipal y se afectó el presupuesto del ayuntamiento al grado de requerir de un subsidio estatal para salir adelante.