LA HEROICA CIUDAD DE MATAMOROS

CRISIS DE LA POSGUERRA

1848 Firma del Tratado de Guadalupe Hidalgo
       Mientras una parte del ejército estadounidense se trasladó desde Matamoros hacia el interior del noreste, otra, al mando de Winfield Scott, desembarcó en Veracruz y avanzó hasta ocupar la capital del país. Era clara la desventaja de México; esto permitió a los Estados Unidos exigir la cesión de gran parte del territorio nacional. La entrega se formalizó el 2 de febrero de 1848 con la firma del Tratado de Guadalupe Hidalgo.

EL PLAN DE LA LOBA

1851 Movimiento del Plan de la Loba
        Ante la crisis de la posguerra, en 1851 José María Carvajal organizó el alzamiento del Plan de la Loba, enarbolando la defensa de las demandas populares en la región. La condena al proteccionismo aduanal, la desatención de la frontera por el gobierno nacional, la militarización y las penas excesivas al contrabando, fueron algunas de las exigencias contenidas en el Plan, además de la rebaja en el cobro de los aranceles de importación.

        No obstante, pese a coincidir con las aspiraciones de la población fronteriza, el movimiento generó gran desconfianza entre sus habitantes debido a la participación de mercenarios extranjeros dentro de él.

DEFENSA DE MATAMOROS

        El Ejército Libertador de las Villas del Norte al mando de Carvajal decidió tomar Matamoros. Antes de atacarla, provocó incendios en varios puntos de la ciudad, con el propósito de doblegarla. No obstante, el general de brigada Francisco Ávalos negoció con las autoridades y vecinos la disminución arancelaria; así logró su adhesión, y unidos pudieron rechazar a los atacantes.

        El ejército, la guardia nacional, las autoridades y el pueblo de Matamoros resistieron por diez días el embate de Carvajal, hasta lograr que se desalentara y tuviera que retirarse.

LOS TÍTULOS DE LEAL, INVICTA Y HEROICA

1852 Reconocimiento del mérito épico de Matamoros
         La derrota del ejército de Carvajal en octubre de 1851 evitó graves perjuicios a México, entre ellos otra posible mutilación al territorio nacional. El valor demostrado por el pueblo, la guardia nacional y las autoridades municipales mereció que el Congreso de la Unión otorgara en 1852 el título de Leal a la ciudad de Matamoros; de igual modo, la Legislatura de Tamaulipas le confirió las distinciones de Heroica e Invicta.