MATAMOROS DURANTE EL IMPERIO DE MAXIMILIANO

OCUPACIÓN IMPERIALISTA

1864 Entrega de Matamoros al Imperio de Maximiliano de Habsburgo
       Al desactivarse las exigencias de la Triple Alianza, Inglaterra y España se retiraron; pero Francia decidió intervenir en México. Para 1863 los franceses y sus aliados mexicanos ocuparon varios puntos del país, y mientras Maximiliano de Habsburgo asumía la corona del Imperio Mexicano, Juárez huyó hacia el norte.

      La marina francesa y su aliado mexicano, Tomás Mejía, cercaron a Cortina en Matamoros; y éste reconoció a Maximiliano y entregar la ciudad sin combatir en septiembre de 1864.

ACOSO REPUBLICANO

1865 Sitio republicano a Matamoros
        Las fuerzas republicanas contraatacaron al Imperio de Maximiliano en el noreste en abril de 1865, sin éxito.

       El general Miguel Negrete lo intentó primero, después Juan Nepomuceno Cortina y finalmente el general Mariano Escobedo con el Ejército del Norte. La capacidad y eficiencia del sistema defensivo perfeccionado por el general imperialista Tomás Mejía era irreductible y Escobedo tuvo que levantar el sitio a la ciudad en noviembre de 1865.

TRIUNFO DE LA REPÚBLICA EN LA LÍNEA DEL BRAVO

1866 Recuperación republicana de Matamoros
        A inicios de 1866 se preparó una nueva ofensiva republicana en Tamaulipas y como resultado, los imperialistas sólo conservaban los dos puertos de la entidad a mediados del año; y requerían custodias militares para transportar mercancías entre Matamoros y Monterrey. Fue entonces que el general Escobedo y el coronel Servando Canales interceptaron un convoy enemigo en Camargo y tras la batalla de Santa Gertrudis, el botín pasó a manos mexicanas. Esto debilitó la posición imperialista en Matamoros y Mejía, antes de ser atacado, negoció la entrega de la ciudad con José María Carvajal y Juan José de la Garza.