La palabra casamata se deriva del latín casa armata, es decir, casa armada, dedicada a usos militares, donde se acantonaban tropas, se disponía de artillería y se almacenaban municiones y armamentos.