El Fuerte Casamata es la única estructura superviviente de los fortines que integraban, junto con los fosos, parapetos y trincheras, el dispositivo de defensa de la ciudad de Matamoros en el siglo XIX.